• Hugo Castro

Paracentesis descompresiva

La paracentesis es un procedimiento sencillo y seguro que permite conocer la causa de ascitis (líquido libre en la cavidad peritoneal) es la denominada paracentesis diagnóstica. También es considerada de elección en el manejo de la ascítis a tensión (cirrótica o maligna) y de la ascitis por hipertensión portal refractaria al tratamiento diurético (paracentesis terapéutica).


La paracentesis tiene dos indicaciones diagnostica y terapeutica
Figura 1. Paciente con ascitis clínica


La técnica lleva los siguientes pasos:


  1. Elegir el lugar de la punción. Evitar las zonas vascularizadas (circulación colateral), cicatrices posquirúrgicas (por la tendencia del intestino a adherirse a la pared anterior abdominal) y los cuadrantes abdominales superiores (hepatoesplenomegalia). En general, se recomienda la punción en el cuadrante inferior izquierdo, a la mitad de una línea imaginaria entre el ombligo y la espina iliaca anterosuperior.


Se localiza un punto a mitad de una linea imaginaria entre ombligo y cresta iliaca izquierda
Figura 2. Posición del paciente para la paracentesis

  • Se procede a desinfectar la piel con solución o jabón yodado, guardando todas las medidas de asepsia, por el riesgo de infección.


se realiza de forma circular
Figura 3. Asepsia y antiseptica con jabon yodado

  • Se infiltra la piel y el tejido celular subcutáneo con anestesia local

  • Se procede a introducir un angiocath en una jeringa y luego se efectua "la punción en Z", ejerciendo presión negativa hasta obtener líquido ascítico, se recomienda utilizar un angiocath 16G y de 8 cms


para evitar complicaciones
Figura 4. Se colocan guantes, gorro y campos esteriles

  • Cuando se obtiene un flujo continuo de líquido se retira la jeringa y se conecta a un equipo de suero "venoset" cuyo otro extremo va a un recipiente adecuado. Se recomienda extraer de dos a 3 litros por punción.


para evitar fugas del líquido ascitico
Figura 5. Con angiocath 26 se procede al moviento en Z

  • Se obtienen del sistema cerrado al menos 50 cc para estudios patológicos y unos 30 cc para efectuar estudios químicos, citológicos y bacteriológicos

  • Finalmente se saca con cuidado el angiocat y se procede a cubrir con un aposito esteril


para evitar fugas
Figura 6. Finalmente se cubre el sitio de punción con apósito esteril

  • Se monitoriza al paciente para detectar tempranamente complicaciones como hipotensión arterial, dolor abdominal pospunción, edema escrotal, perforación intestinal con peritonitis, rotura del cateter, abcesos en la pared abdominal y hematomas.



2 visualizaciones0 comentarios